miércoles, 14 de octubre de 2009

HISTORIA DE DOS PAÍSES

En nuestro país se da un fenómeno que se da en pocos países del mundo, y es su dualidad. La Argentina no es un sólo país, son dos países en uno. Tal vez por eso sea tan difícil gobernarlo.

No son dos países inconexos como nos quieren hacer creer, y están muy relacionados entre sí hasta el punto de que la destino de uno depende del otro. Si uno de los países se hunde, el otro no tardará en hundirse también (solidariamente o a la fuerza).

Los límites que separan a estos dos países no son geográficos, son sociales; económicos y culturales, aunque en algunos puntos se solapan entre sí. Un recital de Los Redondos era, por ejemplo, un punto en el que ambos países se reunían a poguear con las mismas canciones. Un partido de fútbol lo sigue siendo.

Existe un desconocimiento mútuo entre ambos y se realizan ingentes esfuerzos para que estos dos no se identifiquen entre sí de otra manera que no sea la mitología. Así es como uno de los dos países cree que en el otro la gente no vota usando la cabeza sino que es empujada al cuarto oscuro por perversos punteros políticos (que vendrían a ocupar el lugar de demonios menores en esta mitología republicana).

Uno de los mayores inconvenientes es que este cerco busca a toda costa tapar la íntima relación existente entre el bienestar de uno y del otro, hasta el punto que en el país más favorecido, algunos llegan a creer que su bonanza económica es totalmente independiente de lo que suceda en el país menos afortunado.

Cada tanto este cerco informativo abre una ventanita y nos deja ver cosas que pasan en el otro país, como por ejemplo la desnutrición en Formosa. Ahí es cuando aparecen los comunicados de la Iglesia Católica -que sabe bien lo que pasa en ambos países aunque prefiere hacerse la boluda- alertando sobre la situación social. En general, esto sucede cuando algún sector económico quiere extorsionar -cuando no derrocar- a algún gobierno que le molesta.

Tan eficaz es este cerco de prejucios, que algunos creen que lo que beneficia a uno perjudica al otro, y así muchos gobernantes incapaces se ven empujados a elegir para cuál de los dos países gobiernan. De La Rúa por ejemplo, con su Megacanje; su Blindaje y su Buenos Aires Vivo eligió gobernar para el país de Mafalda y Marcos Aguinis, mientras el país que se vive en el Gran Buenos Aires y las regiones más postergadas era un reguero de pólvora listo para arder al primer chispazo. Por otra parte, con su ineptitud y su corralito terminó poniéndose en contra a los dos países, convirtiéndose en uno de esos presidentes que nadie homenajeará.


La ley de medios es valiosa y la festejamos (sobre todo el viernes a la noche, hay fotos que lo prueban). Seguramente vaya a ser una importante herramienta para combatir este problema del cerco informativo además del altísimo valor en el plano de lo simbólico e ideológico que representa. Pero electoralmente, sólo pesa en el país de Mafalda.

Mientras tanto, en el otro país, pasan cosas como el conflicto de Kraft que sólo llega a Mafalda a través de los cortes de ruta y las insólitas tapas de Clarín, y la comisión interna conducida por el PCR nos come la cancha. Si no queremos terminar como De La Rúa, entonces será imprescindible en estos dos años ejecutar políticas de transferencia de recursos a las clases populares. En otras palabras: hay que estar dos años regalándole guita a los negros sino vamos muertos.

12 comentarios:

viktoria dijo...

No soy anarka, ni peronista, ni las dos cosas juntas, ni licuadas...no soy nada, todavia. Sin embargo leo seguido este espacio, y hoy no se si es por que son las 5 de la mañana pero no me cierra mucho lo de los dos paises, no por que considere que no existen sino por que creo que hasta si lo pensamos un poco mas, podriamos llegar a encontrar hasta tres...el tercero, estaria formado por una especie de grupo de super heroes al mejor estilo de los doce disipulos de dios, es un pais pequeño pero ahi siempre se gana, ni siquiera piensan en lo que los otros dos piensan sobre beneficios y perjuicios...ellos siempre ganan, estan arriba, a la derecha de dios padre todo poderoso (ja!)...pensalo...no se, se me ocurrio. Como conclusion mas que 2 paises o dos realidades, me atrevo a decir que somos un pais medio esquizofrenico y con multiples personalidades. saludos!

John Sunday dijo...

"Uno de los mayores inconvenientes es que este cerco busca a toda costa tapar la íntima relación existente entre el bienestar de uno y del otro, hasta el punto que en el país más favorecido, algunos llegan a creer que su bonanza económica es totalmente independiente de lo que suceda en el país menos afortunado."

me quedo con eso.

Salud!

Anónimo dijo...

Muy bueno Manuk. Interesante reflexion que tendrian que leer algunos pelotudos que andan por ahi, diciendo la sarta de giladas que siempre largan: que la culpa de todo es del peronismo; o esos negros de m; o esos politicos que solo saben afanar; o que somos ingobernables.
Un rayo de luz.
Sudestada

el ojo con dientes dijo...

Ah, muy pero muy bueno. Sólo que digo: ¿y si en vez de regalarle guita facilitamos las cosas para que haya laburo? digo, tan difícil no es entenderlo al general cuando hablaba dde lo que significaba la obra pública.

Anónimo dijo...

completamente de acuerdo.

Pavlo

Bibiloni dijo...

Andá falso Peroncho.
Clavate nuevepajas y tomate una pepsi.

Bibiloni dijo...

Falso Peronista, nuevepajoni

B-K dijo...

muy bueno, asignación universal por hijo estaría bueno, aunque mas no sea para escuchar los argumentos en contra de la "oposición"

hombre-mOnO dijo...

sí loko, que onda? nosotros vivimos en nuestro mundo y ellos en el de llos? como se rompe con eso?...

prc dijo...

"Regalar guita a los negros", tal es el típico comportamiento de quienes durante años no hicieron otra cosa que más que, justamente, aumentar los límites sociales, económicos y culturales que separan a estos dos países.

Mientras un país la levanta con pala -ya sea laburando (y habiendo tenido una oportunidad de instrucción para ese fin y todo lo que eso implica) o actúando como un mero cagador (como por lo general hacen los políticos afines a esta medida que se propone)-, el otro país no tiene ni siquiera la dignidad de un laburo.

Efectivamente, algunos integrantes del primer país -ese que piensa que los otros no votan usando la cebeza- si están interesesados en lo que sucede con los miembros del segundo país. Estos personajes no son otros que la clase gobernante y sus alcahuetes de turno, Y su "interés" radica exclusivamente en lograr que jamás salgan de la situación de indignidad los miembros del segundo país y si por caso, se empieza a tejer un nuevo entramado piquetero y de grupos sociales, el objetivo sigue siendo siempre el mismo.

Y así, no sería descabellado pensar en un tercer país: aquel cuyos habitantes son del primer país, pero gustan hacerse pasar por los del segundo (o pretender representarlos). Y estos, a diferencia de los trabajadores despedidos de Kraft -que viven en carne propia las consecuencias de ser habitantes del segundo país (y que están un poco mejor representads)- como así también de Mafalda -que, como fiel exponente del primer país, se entera de estas cuestiones por las tapas de los diarios- se cagan de risa de los unos y los otros.

Mery dijo...

Que post genial Manu, el final es lo que me dijiste cuando nos encontramos en la plaza...y es así. saludos, mery.

Anónimo dijo...

Efectivamente es así. Dadas las circunstancias actuales luego de 6 años de gobierno kirchnerista, no queda otra que hacer lo que dice el anarco: regalarles guita a los negros.

La situación de los Kirchner es incómoda porque, de acuerdo con sus discursos antiimperialistas y antioligárquicos, es una "ironía de las cosas" que una de las consecuencias de la explotación, la pobreza, haya crecido durante su gestión.

En general, a los líderes populistas lo que más les fastidia es que los !"corran por izquierda" o que les demuestren sus inconsecuencias prácticas con los discursos que ellos mismos frecuentan. En este sentido, no deja de ser una ironía del destino que el gobierno, que justifica cada uno de sus actos invocando la defensa de los pobres, se encuentre con los datos irrefutables que indican que sus políticas han generado un incontrastable aumento de la pobreza, pese al hecho indiscutible de haber crecido casi un lustro a tasas orientales.

De aquí en adelante es probable que desconozcan las cifras o las atribuyan a las inclemencias de la naturaleza, la crisis mundial o a las perversas maniobras de la oposición. No obstante, está claro que la retórica no logrará eludir el duro veredicto de la historia.

Una vez más, son los hechos los que demuestran que las políticas populistas más que erradicar la pobreza la multiplican; no sólo porque son estructuralmente inconsistentes e ineficientes, sino porque, de alguna manera, la base de maniobra de los populistas son esos contingentes de pobres controlados por los planes sociales y la manipulación política.

Gestas Históricas

PROPAGANDA LIBERTARIA EN LA BLOGÓSFERA