viernes, 10 de octubre de 2008

DIME PARA QUIÉN OPERAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

En el día de la fecha, el matutino Crítica de la Argentina nos sorprende con su capacidad de análisis, descubriendo la pólvora día tras días. A saber:

"El miércoles, Aníbal Fernández, ministro de Justicia y Seguridad, acusó al FBI de haber intentado sobornar a la testigo María Luján Telpuk con un ofrecimiento de asilo y trabajo en Estados Unidos para que modifique su declaración en el juicio por el Valijagate en Miami. El ministro parecía acusar a una fuerza extranjera con la cual no tiene ninguna relación. No es así: su cartera mantiene vigentes decenas de convenios y canales de colaboración con el propio FBI y con otras agencias de seguridad del gobierno de George W. Bush."

No es mi intención tirar bombas como ésta, pero al parecer, el Ministerio de Justicia de la República Argentina tiene convenios y canales de colaboración con las agencias de seguridad norteamericanas. Todos creíamos que en mayo del 2003 habíamos cortado relaciones diplomáticas con EEUU, pero no es tan así. Por si fuera poco, también comerciamos con EEUU, y acá les tiro LA bomba: el Banco Central de la República Argentina viene desde hace años... ¡Comprando Dólares norteamericanos! Si buscan en las bóvedas del BCRA, ¡van a encontrar dólares por todos lados!

Me imagino que un hombre de principios como el propietario del matutino, es incapaz de colaborar con alguien con quien tiene diferencias ideológicas. (nosotros somos anarkas y con el enemigo, NI JUSTICIA).

"El ministro se refería a declaraciones periodísticas de la ex agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, quien el martes dijo que, cuando llegó a Miami para relatar cómo había encontrado la maleta que desató el Valijagate el 4 de agosto en el Aeroparque porteño, tres agentes del FBI la retuvieron, le preguntaron qué le iba a decir a la justicia norteamericana y le ofrecieron asilo y trabajo para condicionar su declaración."

En esto no vamos a juzgar al cronista. Tenemos que entender que para Jorge Lanata es bastante común que te ofrezcan alguna recompensa material para decir tal o cual cosa, y no entiende que para el resto de la gente eso se llama "comprar voluntades". Por eso mismo no se da cuenta de la gravedad del caso.

Lo llamativo es que cuando un tipo sospechoso y de oficio desconocido como Antonini Wilson declara que lo extorsionaron dos venezolanos y un uruguayo, es palabra santa e incuestionable. En cambio, si una agente de una fuerza de seguridad argentina dice que la trataron de presionar entre dos agentes del FBI, es materia opinable. (Esto no sólo se aplica a "Sobrecito" sino al periodismo en general, que cae en la misma contradicción).

Una valija para "Sobrecito"...

5 comentarios:

Gabriel dijo...

El primer párrafo que citas y tu comentario posterior inclusive, podría ser tranquilamente la opinión de una Vilma Ripoll exaltada.

ManuK dijo...

Compañero, el comentario posterior es irónico, es para resaltar la obviedad que está diciendo el diario. Como deber institucional, el Ministerio de Justicia colabora con organismos de seguridad de todo el mundo, así como el Banco Central compra dólares porque las reservas son en dólares. La idea es tratar de mostrar la idiotez del razonamiento del salame que escribió eso.

Anónimo dijo...

Como? No estabamos en guerra con EE.UU.??

Gabriel R dijo...

Está muy claro que el comentario es irónico. Yo sigo pensando que podría formar parte de una opinión pretendidamente seria de Vilma Ripoll.

MariLú dijo...

Gabriel, sabes lo que pasa??? es que a este blog lo escribe Vilma, bolú!!

Te dijeron alguna vez que eras muy agudo??

Gestas Históricas

BASURA VIEJA

PROPAGANDA LIBERTARIA EN LA BLOGÓSFERA